martes, 13 de noviembre de 2018

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal en los escolares.

Justo a punto de iniciar un nuevo curso escolar, desde esta web nos gustaría apoyar el inicio de los muchos niños y niñas escolares que padecen una EII, recordando y divulgando la estupenda “Guía de apoyo escolar para los menores con Enfermedad Inflamatoria Intestinal” promovida por la Asociación de Pacientes Pediátricos con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (APPEI) y que cuenta con el respaldo de la Conselleria d’Educació Investigació, Cultura i Esport de la Comunitat Valenciana.
Guia de APPEII para el apoyo escolar a niños/as con Enfermedad Inflamatoria Intestinal
APPEII, la primera asociación de padres con hijos en edad pediátrica que padecen esta enfermedad que existe en España. Entidad que fue creada en el año 2012, sin ánimo de lucro y que promueve un proyecto sanitario, social, familiar y educativo. Se pretende mejorar la calidad de vida de las niñas y niños con Enfermedad Inflamatoria Intestinal a través de proyectos como la publicación de este manual, que ofrece apoyo para los niños y adolescentes en un entorno escolar.
Desde la Asociación APPEII hace tiempo se viene trabajando en este área y cuando se detecta algún caso suceptible de mejorar, ellos mismos se comprometen y reúnen en las aulas con los protagonistas de la comunidad educativa que se precise. Realizando la estupenda tarea de facilitar la comprensión de una enfermedad que a para quien no la conozca pueda extrañar la variabilidad, intermitencia de sus síntomas, entre otros aspectos; así como la afectación a nivel sistémico y psicológico pueda tener en sus protagonistas. 
APPEII , pediatría y EII

¿Cúal es el objetivo de este manual?

Como la propia gente de APPEII describen en su web, “esta guía o manual pretende ser una referencia orientativa para que el profesorado conozca los detalles que hay detrás de esta enfermedad y con este conocimiento pueda ayudar al alumno a sobrellevar el padecimiento de la misma”.
Por mi experiencia en la consulta de enfermería de EII, por desgracia aún en estos momentos existen algunos casos de pacientes ( en mi caso, pacientes ya universitarios) que en los momentos de brote o exacerbación de su enfermedad no cuentan con el apoyo necesario para continuar con sus estudios y en algunos casos se ven abocados a apartarlos hasta conseguir una mejoría. Y que quizá con pequeños ajustes y mayor apoyo y entendimiento de su enfermedad no sería necesario.
También desde la Unidad de EII La Fe consideramos vital el apoyo de los escolares con Enfermedad Inflamatoria Intestinal y sus familias , así como la integración social en todos sus ámbitos y siempre que se nos ha demandado nos prestamos a informar y trasladar a la comunidad educativa de las peculiaridades de la EII y cómo ésta influye en el desarrollo del adolescente.
También os animamos a acercaros a aquellas asociaciones e instituciones que trabajan mucho por lograr el bienestar de los más pequeños y la tranquilidad de sus padres y familiares al saberlos en buenas manos.

¿Qué me va a ofrecer conocerla y descargarla?

La guía sugiere actitudes a tener en cuenta por parte de los docentes ante problemas como el cuarto de baño, la alimentación y la medicación, la fatiga y los dolores, la concentración, los exámenes, las faltas de asistencia, … Se trata de que el docente esté plenamente informado y que el alumno pueda contar con el respaldo y la comprensión de sus profesores y de sus compañeros.
También ofrece el testimonio escrito de dos chicas que tienen Enfermedad Inflamatoria Intestinal, haciendo ver en muy pocas palabras el reto que a menudo supone poder incorporar con “normalidad” la enfermedad y su repercusión en su día a día.
La Guía que fue publicada e impresa en castellano y valenciano, esta disponible via on line en los siguientes enlaces:

Otros recursos para apoyo de padres y profesores …

Aprovecho este artículo para mostrar algún otro recurso útil (y como siempre os animo a compartir en los comentarios otros si los conocéis) como los que encontramos en la web de Abbvie Care, propiedad de la compañía farmacéutica del mismo nombre que en su departamento de pacientes nos ofrece recursos on line para acompañar emocionalmente de una manera más eficaz a los niños y niñas ya sea desde el ámbito familiar, escolar o como profesionales sanitarios. Ofreciendo explicaciones y recursos además para otras enfermedades inmunomediadas, además de la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa.
Recursos on line para padres, profesores y profesionales de niños con EII
Esta información cuenta con el apoyo y asesoramiento del equipo de AEIOU que lo forman Andrea Zambrano, Mª Ángeles Jové, Vanessa López y Mar Milán (Coaches certificados por ICF) y colaboran con Lucia Galán Bertrand (Pediatra, escritora y autora del blog www.luciamipediatra.com, Premio Bitácoras 2015 al mejor Blog de Medicina en España).
Espero hayáis disfrutado de este artículo y que en la medida que cada uno pueda o sepa utilice los recursos que aquí se ofrecen. Puede ser que vosotros al igual que nosotros, nuestro papel no sea estar en las aulas directamente, pero sí podemos seguir dando visibilidad a estos y otros materiales que en ocasiones y por tantas cosas a las que atender en el día a día quedan olvidados en un cajón, pero que nacieron con el espíritu de mejorar la calidad de vida de las muchas personas que sufren una Enfermedad Inflamatoria Intestinal.
Del granito de todos depende de que los más peques y aquellos que comienzan a forjar su vida y personalidad se vean acompañados y comprendidos y su única preocupación en la escuela sea aprender y disfrutar de esa etapa. ¡¡FELIZ SEPTIEMBRE!!

NUESTRO AGRADECIMIENTO AL HOSPITAL LA FE DE VALENCIA, EN CONCRETO A LA UNIDAD DE EII, POR LA DIFUSIÓN DE NUESTRA GUÍA DE APOYO AL ESCOLAR PARA MENORES CON ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL. 

sábado, 10 de noviembre de 2018

«Los preparados a base de soja o arroz acaban influyendo en el sistema inmune»


Susana Delgado es investigadora Ramón y Cajal en el IPLA. / D. ARIENZA

Susana Delgado es investigadora Ramón y Cajal en el IPLA. / D. ARIENZA

Susana Delgado Palacio, microbióloga, recoge el Premio Internacional Hipócrates de Investigación Médica | Su trabajo concluye que los niños que toman fórmulas de origen lácteo superan antes la alergia a la proteína de la leche de vaca.

La alergia a la proteína de la leche de su hijo llevó a la microbióloga Susana Delgado, investigadora Ramón y Cajal en el Instituto de Productos Lácteos (IPLA), a buscar respuestas sobre esta patología porque el tipo de reacción alérgica del pequeño, la no mediada por Inmunoglobulina del tipo E (IGE), es «la gran desconocida». El trabajo que inició hace tres años y que concluye que las fórmulas terapéuticas de sustitución con una base láctea que se dan a los niños de corta edad como alternativas a la leche tienen más beneficios para ellos que las vegetales, le valió el Premio Internacional Hipócrates de Investigación Médica sobre Nutrición Humana. Lo recogerá esta tarde en el Colegio de Médicos, a las 20 horas.

-¿Qué es la alergia a la proteína de la leche de vaca no mediada por Inmunoglobulina E?

-Es una patología que cursa con síntomas digestivos y se confunde con la intolerancia a la lactosa.

-Y no tiene nada que ver, claro.

-No. La lactosa es el azúcar de la leche y las alergias son causadas por proteínas. Son cosas distintas. La alergia se da sobre todo en los niños, porque es el primer alimento que se introduce en su dieta, y la intolerancia a la lactosa suele darse en gente mayor.

-¿Qué diferencia hay entre la alergia mediada por la Inmunoglobulina E y la no mediada?

-Los casos de la mediada por IGE cursan con una sintomatología rápida y visible, como reacciones en la piel o que se les hinchen los labios o la lengua. Las no mediadas tienen una sintomatología intestinal y son más difíciles de diagnosticar.

-¿Cuál es más prevalente?

-La incidencia global de la alergia a la proteína de la leche de vaca se sitúa en torno a un 3% de la población infantil, pero los números exactos de casos no mediados por IGE no se conocen. Los hay que no llegan al especialista porque se asocian con otras cosas, como cólicos, virus...

-¿Cuáles son sus síntomas?

-Vómitos esporádicos, diarreas, hinchazón... es una sintomatología muy sinuosa, difícil.

-¿Es complicado el diagnóstico?

-Sí. La única prueba que tienen los médicos es retirar la leche, ver que el niño mejora y hacer una prueba de provocación, que es volver a introducirle la leche y ver que vuelve a tener sintomatología. En las alergias mediadas por IGE, la inmunoglobulina se puede determinar en sangre y mediante pruebas alérgicas en la piel. Sin embargo, para las otras no existe ningún marcador ni test específico.

-¿Qué consecuencias tiene en los niños?

-Pueden perder peso, tener procesos de mala absorción, no crecer al ritmo normal...

-Claro el objetivo, ¿cómo se plantea el abordaje de su estudio?

-En conjunción con el equipo de pediatras del HUCA y en colaboración con otros dos hospitales, pensamos que podía ser interesante analizar en las muestras de heces tanto la microbiota como otros parámetros que nos pudieran dar algo más de información sobre estas enfermedades. Queríamos saber qué estaba pasando a nivel intestinal.

-¿Y qué encontraron?

-Que hay una relación entre las poblaciones microbianas en el intestino de estos niños y diversos metabolitos y componentes del sistema inmunitario.

-Continúe...

-Estudiamos a niños alérgicos, de uno o dos años, y se comparó con niños sanos. A los alérgicos se les quita la leche y derivados. En su lugar se les da fórmulas terapéuticas de sustitución en las que las proteínas están troceadas, hidrolizadas. A los seis meses o al año se les hace una prueba de tolerancia. La mayor parte, el 80%, adquieren la tolerancia en torno a los dos o cuatro años, que es cuando se desarrolla una flora intestinal estable y madura el sistema inmune. Eso también nos llevó a estudiar esto porque era mucha coincidencia que fuera justo en esa edad cuando muchos de los niños superan la alergia.

-¿Y a qué se debía?

-Seguimos sin saberlo. Pero lo que vimos es que los que no superaron la prueba de tolerancia fueron justo los que estaban tomando fórmulas a base de proteína vegetal. En concreto, fórmulas hidrolizadas de arroz.

-¿Conclusión?

-Que tenemos que tener cuidado con el uso de estas fórmulas o preparados que no son lácteos. Todas estas fórmulas o bebidas vegetales a base de soja o arroz van a influir en la microbiota intestinal. Y esas poblaciones microbianas influyen a su vez en los metabolitos y en el sistema inmune.

-¿Si las fórmulas vegetales no lo son, cuáles son las buenas entonces?

-Las que daban mejores resultados son las de base láctea. Con ellas los niños resuelven primero su alergia que cuando les dan fórmulas infantiles con base de proteína vegetal.

-¿Y qué pasa con los adultos, son recomendables esos productos?

-Esas bebidas vegetales pueden ser buenas durante la menopausia, porque contienen isoflavonas. Pero esa idea de que lo vegetal es más sano que lo animal lleva a errores y a confusiones. La leche es buena por la grasa que tiene y por el calcio. A veces nos preguntamos por qué tenemos más enfermedades y más alergias que antes. Estamos cambiando la cultura alimentaria, introducimos nuevos productos... y no es que puedan ser dañinos, sino que pueden estar repercutiendo a través del metabolismo de nuestros microorganismos en muchas cosas que no sabemos.

-¿La alergia a la proteína de la leche se supera? ¿En qué momento?

-Sí, la mayor parte en torno a los dos y cuatro años. Hay un 20% que lo supera más tarde. Y si a partir de los seis años no se resuelve, puede quedar con ellos. Son solo en torno a un 10%.

-¿Y qué pasa con los que tienen alergia mediada por IGE?

-Lo mismo, las alergias se suelen resolver a la misma edad, aunque con ellos hay que tener muchísimo más cuidado porque pueden tener reacciones de anafilaxia.

La Paz, el único centro de España capaz de tratar la permeabilidad intestinal.


06/10/2018 12:42
Madrid, 6 oct (EFE).- El Hospital Universitario La Paz de la Comunidad de Madrid es el único centro de España que a día de hoy diagnostica el Síndrome del Intestino Agujerado gracias al test de permeabilidad intestinal.
Este test consiste en la administración oral de un radiofármaco (un medicamento que en su composición lleva un elemento radioactivo), disuelto en agua, que en condiciones normales no atravesaría la pared intestinal
El Hospital Universitario La Paz ha acogido hoy la charla 'La microbiota como eje de un buen estado de salud', organizada por el Servicio de Aparato Digestivo del centro.
En ella, se ha analizado el concepto de microbiota, así como todas las enfermedades relacionadas con su alteración, entre ellas el Síndrome del Intestino Agujereado o Permeabilidad Intestinal Aumentada, que ha despertado un interés creciente en los últimos años por su relación directa con distintos trastornos.
La charla ha contado con las intervenciones de las doctoras Silvia Gomez Senent, responsable de la Unidad de Trastornos Funcionales Digestivos de La Paz y Sari Arponen, especialista en Medicina Interna del Hospital de Torrejón de Ardoz.
La Unidad de Trastornos Funcionales Digestivos atiende al año 1.500 pacientes, de los cuales la mayoría están relacionados con trastornos puramente digestivos.
Sin embargo, es cada vez más habitual que patologías que comienzan en el intestino y están ligadas al desequilibrio de la microbiota se relacionen o desencadenen otro tipo de enfermedades.
En la Unidad de Motilidad Digestiva se atiende al paciente desde un punto de vista integral con un abordaje nutricional y psicológico, además del estudio de intolerancias y alergias alimentarias.
Estos desequilibrios se relacionan directamente con patologías como el Síndrome de Intestino Irritable, Enfermedad Inflamatoria Intestinal, Enfermedad Celiaca, cáncer colorrectal, enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, enfermedades hepáticas, ansiedad o depresión o enfermedades neurodegenerativas como Parkinson o Alzheimer.
La microbiota es el conjunto de microorganismos que habitan sobre la piel y en la superficie de las mucosas y que son esenciales para la vida.
Está constituida por un enorme número de microorganismos, siendo las bacterias el grupo más numeroso, pero también hay arqueas, protozoos e incluso artrópodos (ácaros).
El número de estos microrganismos excede en más de 10 veces al número de células de nuestro organismo, su peso es de unos 2 kilogramos y constituye más del 50 por ciento del volumen de nuestras heces.
La disbiosis es un desequilibrio, tanto cuantitativo como cualitativo, que se produce en el ecosistema bacteriano intestinal y que afecta a su función metabólica y a su correcta distribución por el intestino.
Estos cambios en la concentración bacteriana intestinal provocan el desarrollo o el empeoramiento de distintos trastornos.
La permeabilidad intestinal aumentada se da cuando la membrana, pared o epitelio intestinal que tiene una función selectiva para absorber nutrientes alimentarios, y que a la vez está programada para rechazar sustancias que podrían dañar seriamente al organismo, se ve alterada por distintos motivos.
Esa alteración permite que esas sustancias dañinas pasen a la sangre a través de unos pequeños 'agujeros' en la pared intestinal, provocando diferentes daños a nivel sistémico.
Los principales motivos por los cuales se puede dar esta alteración son dietas desequilibradas, tratamientos antibióticos, el estrés o una excesiva higiene.
Entre los síntomas más comunes que alertan sobre una posible disbiosis se encuentran flatulencias, lengua blanca, intolerancias o alergias alimentarias, estreñimiento, picores frecuentes en los ojos, nariz y/o ano; agitación y nerviosismo; dolores en las articulaciones, pérdidas ocasionales de memoria (especialmente de la memoria próxima), dolores de cabeza y migrañas, problemas para conciliar el sueño, inflamaciones de vejiga, próstata o infecciones vaginales repetidas.
Este tipo de alteraciones se puede controlar con una dieta adecuada, con la ingesta de probióticos y un buen control psicológico del estrés, que se puede lograr a través de herramientas como el mindfulness.
El término probiótico fue introducido por primera vez en 1965 como antagónico al de antibiótico.
Estos organismos remedarían los efectos positivos que ejerce la microbiota autóctona, por lo que, en principio, cualquier componente de ella podría ser candidato a convertirse en probiótico.
Sin embargo, la mayoría pertenecen a dos grupos microbianos; los lactobacilus y bifidobacterias.
Para incluir en la dieta una cantidad suficiente de probiótico y prebiótico, con objeto de mantener en forma el microbioma intestinal se pueden añadir suplementos de calidad y alimentos que los contienen de forma natural.
Entre ellos están el yogur, determinados quesos, el kéfir, el chucrut, el chocolate negro, algunas microalgas (espirulina y clorela), la sopa de miso, los pepinillos encurtidos, el tempeh y el kimchi. EFE

lunes, 5 de noviembre de 2018

Absceso Anal y La Fistula.


Un absceso anal es una cavidad infectada llena de pus cerca del ano o el recto. Hay varios tipos de abscesos dependiendo de donde se formen en relación al recto y al ano:
Supralevator abscess = absceso supraelevador
Ischiorectal abscess = absceso isquiorectal
Intersphincteric abscess = absceso interesfinteriano
Perianal abscess (subcutaneous abscess)  = absceso perianal (absceso subcutáneo)
Una fístula anal (también llamada fístula en el ano) es un pequeño túnel que se origina desde una abertura dentro del canal anal y termina en una abertura exterior cerca del ano. Una fístula anal es amenudo el resultado de un absceso anal anterior. Hasta el 50% de las personas con un absceso desarrollan una fístula. Sin embargo, una fístula también puede ocurrir sin un absceso. Lo mismo que ocurre con los abscesos, hay varios tipos de fístulas dependiendo de la porción del recto y del ano que afecten.
a. Superficial fistula = fístula superficial
b. Intersphincteric fistula = fístula interesfinteriana
c. transsphincteric fistula = fístula transesfintériana
d. suprasphinteric fistula = fístula supraesfinteriana
e. extrasphincteric fistula = fístula extraesfinteriana
f. external anal sphincter = esfínter anal externo

Causas
El canal anal tiene unas pequeñas glándulas que forman parte de la anatomía normal. Si las glándulas en el ano se obstruyen puede dar lugar a una infección. Cuando la infección es grave, es frecuente que se produzca un absceso. Las bacterias, las heces o materias extrañas también pueden obstruir las glándulas anales y causar un absceso.  La enfermedad de Crohn, el cáncer, el trauma y ​​la radiación pueden aumentar el riesgo de infecciones y fístulas.
Síntomas
Un paciente con un absceso puede tener dolor, enrojecimiento o hinchazón alrededor del ano o canal anal. Otros síntomas comunes incluyen sentirse enfermo o cansado, fiebre y escalofríos. Los pacientes con fístulas tienen síntomas similares, así como el drenaje de un orificio cerca del ano. Se sospecha de la existencia de una fístula si estos síntomas vuelven en la misma zona cada pocas semanas.
Diagnóstico
La mayoría de los abscesos o fístulas anales se diagnostican y se tratan de acuerdo con los hallazgos clínicos. De vez en cuando, los estudios de imagen como la ecografía, tomografía computarizada o resonancia magnética pueden ayudar en el diagnóstico y tratamiento de abscesos profundos y pueden ser utilizados para visualizar el túnel de la fístula.
Tratamiento
La mayoría de los abscesos requieren tratamiento quirúrgico. Es importante que el cirujano esté muy familiarizado con el tratamiento de abscesos y fístulas. Los cirujanos de colon y recto son expertos en esta área. Para la mayoría de los pacientes, un absceso puede ser drenado quirúrgicamente a través de un procedimiento simple. Se hace una incisión en la piel cerca del ano para drenar la infección. Esto puede hacerse en la consulta de su cirujano con anestesia local o en un quirófano bajo anestesia general. Algunos pacientes con enfermedad más severa pueden requerir varias cirugías para resolver el problema. Los pacientes con tendencia a contraer infecciones graves debido a la diabetes o problemas de inmunidad pueden necesitar ser hospitalizados.
La cirugía es casi siempre necesaria para el tratamiento de una fístula anal. En muchos pacientes, si la fístula no es demasiado profunda, se realiza una fistulotomía. Durante esta cirugía, se abrirá la vía de la fístula para permitir la cicatrización desde abajo hacia arriba. La cirugía puede requerir la división de una pequeña porción del músculo del esfínter. Sin embargo, dividir una porción mas grande del esfinter es arriesgado porque puede producir incontinencia fecal. Si el trayecto de la fístula afecta a una mayor parte del músculo del esfínter, será necesario realizar otras cirugías que intentaran cerrar la fistula sin cortar el músculo. Los casos más difíciles pueden requerir múltiples cirugías.
En general, los antibióticos sólos no son eficaces en el tratamiento de abscesos o fístulas. El uso de antibióticos puede ser necesario, además de la cirugía, en los supuestos de que el paciente tenga  problemas inmunológicos, tenga condiciones específicas de válvulas cardíacas o celulitis generalizada (una infección bacteriana de la piel y los tejidos debajo de la piel). El paciente deberá proporcionar a su médico su historia clínica detallada y someterse a un examen físico para que éste pueda determinar si se requiere el uso de antibióticos.
Pronóstico Postoperatorio
Su cirujano le proporcionará la pautas adecuadas para el cuidado post-quirúrgico.  Desafortunadamente, a pesar del tratamiento adecuado y la curación completa, un absceso o una fístula pueden volver. Si un absceso regresa, es posible que haya una fístula que necesita ser tratada. Si una fístula regresa, es probable que se requiera cirugía adicional para tratar el problema.
¿Qué es un cirujano de colon y recto?
Cirujanos de colon y recto son expertos en el tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades del colon, recto y ano. Han completado el entrenamiento quirúrgico avanzado en el tratamiento de estas enfermedades, así como la formación en cirugía general completa. Los cirujanos certificados por la junta de colon y recto completan residencias en cirugía general y cirugía de colon y recto, y deben pasar los exámenes intensivos llevados a cabo por el Colegio Americano de Cirujanos (ACS) y la Asociación Americana de Cirujanos de Colon y Recto (ASCRS).  Estos cirujanos poseen los conocimientos para el tratamiento de enfermedades tanto benignas como malignas del colon, recto y ano, y tienen capacidad para realizar exámenes de detección rutinaria y tratar quirúrgicamente estas enfermedades si fuere necesario. ,
AVISO LEGAL
La Asociación Americana de Cirujanos de Colon y Recto está dedicada a asegurar la atención al paciente de alta calidad, al avance de la ciencia, la prevención y el tratamiento de los trastornos y enfermedades del colon, recto y ano.  El propósito de estos folletos es proporcionar información sobre los procesos de enfermedades, y no la de indicar una forma específica de tratamiento. Están diseñados para el uso de  los médicos, trabajadores sanitarios y pacientes que deseen información sobre la gestión de las condiciones tratadas. Estos folletos no incluyen o excluyen otros métodos apropiados de atención médica de estas enfermedades. La última palabra sobre el tratamiento a seguir le corresponde al médico basándose en las circunstancias  de cada paciente.

lunes, 29 de octubre de 2018

Nace en Granada Alofisel, un tratamiento “único” contra la enfermedad de Crohn.

Es la primera patente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas español a nivel de células madre que llega a materializarse en medicamento.

El investigador del Instituto López Neyra, Mario Delgado, y el delegado de Innovación, Juan José Martín Arcos
El investigador del Instituto López Neyra, Mario Delgado, y el delegado de Innovación, Juan José Martín Arcos ÁLEX CÁMARA

ALBA RODRÍGUEZ
Quien convive con la enfermedad de Crohn lo hace también con dolores crónicos y se enfrenta a un día a día que entorpece relaciones sociales, sexuales y laborales. Muchas de las personas que la padecen la comparan con un maldición. En toda España, entre 80.000 y 120.000 personas sufren esta enfermedad, de ellas, el 10% sufren fístulas anales, una de las secuelas de la patología más incómodas y dolorosas. Las fístulas no solo anales, sino de cualquier tipo, aparecen en la postadolescencia y desde que se diagnostica, el 28% de los enfermos de Crohn desarrolla esta dolencia en alguna de sus tipologías, en los primeros veinte años de vida.

Hoy se ha presentado en Granada el primer medicamento que enciende una vela al final del túnel de estos pacientes. Alofisel es un fármaco, que según Mario Delgado, investigador de Parasitología y Biomedicina López Neyra (dependiente del CSIC) y creadores de la patente, en “una única administración, el 75% de los enfermos” deja de sufrir las fístulas anales. Hasta ahora muchos pacientes solamente podían abordarlas mediante cirugía.
La patente, desarrollada por Tigenix, empresa que ahora ha sido adquirida por la farmacéutica japonesa Takeda, ya ha obtenido luz verde para su comercializaciónpor parte de la Agencia Europea del Medicamento. Takeda está construyendo instalaciones en Madrid, según avanzaron ayer, para poder empezar a comercializar el producto en todo el continente.
El tratamiento que tiene un precio de entre 60.000 y 120.000 euros. “Desde el pasado mes de marzo ya es accesible” para una compra directa del público aunque aún queda por saber si en España entrará dentro de la cobertura de la sanidad pública y de su precio final pactado entre la empresa y el sistema nacional de salud.
Además de su éxito a nivel social, Alofisel ha obtenido en Italia el que llaman el premio Nobel de la industria farmacéutica, el Premio Galeno. La comisión evaluadora del galardón reconocía que el fármaco “representa la primera terapia basada en células madre mesenquimales de origen adiposo en recbibir una autorización de comercialización central en Europa”. Precisamente por su originalidad y su carácter único e innovador, señalaba esta mañana Delgado, le ha valido el galardón. En Europa, tal y como reconoció el jurado, es un tratamiento único en terapias celulares. Delgado añade que esta célula madre se puede obtener de por ejemplo, liposucciones, es decir de la grasa de los donantes. El principal hallazgo del Alosifel, destacan sus creadores, y lo que lo convierte en un tratamiento pionero y único en Europa, es su carácter alogénico, es decir, que tiene como principio activo en uso de células madre de tejido adiposo no relacionado con los futuros pacientes.
Al hilo de esto el jurado del Galeno añadía en su valoración que “su peculiar mecanismo de acción y el estado de un medicamento huérfano” lo califican “como un medicamento innovador”. Y reconocen quizás su característica más valiosa: aumentar significativamente la calidad de vida del enfermo ya que “los porcentajes más bajos de recaídas se correlacionan con una mejora en la calidad de vida asociada con el grado de gravedad de la enfermedad perianal”.
Delgado ha explicado que “hasta ahora la terapia celular en general estaba diseñada para usar células del mismo paciente, llamado tratamiento singénico”. Con este nuevo enfoque de tratamiento, la célula madre se convierte en un medicamento como cualquier otro, eso quiere decir, apuntaba Delgado que es susceptible de producirse en grandes cantidades y distribuirlo a cualquier rincón del mundo. “Además, en este caso, al ser de tejido adiposo o grasa se puede, se pueden conseguir muchos donantes en el mundo occidental a través de las liposucciones”, eso, añade Delgado, “ha roto las barreras de la terapia celular” y ha hecho hincapié en que alguno expertos de este campo ya lo han calificado como el descubrimiento de la década para estos pacientes de Crohn.
“Nosotros describimos que estas células madre no solo tenían capacidad regeneradora, que era para la que se estaban usando en ese momento, sino que además podría regular respuestas inflamatorias y autoinmunes, hicimos todo el desarrollo preclínico, que representó la primera novedad de la investigación”, ha defendido Delgado, que completaba con la segunda novedad que saltó ante sus ojos y que ha sido lo que “ha cambiado definitivamente el uso de estas células, la posibilidad de usarlas de forma alogénica, entre donantes y pacientes no relacionados. La combinación de ambos conceptos es lo que se patentó inicialmente”.

lunes, 22 de octubre de 2018

¿Existen diferentes tipos o formas de enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn se clasifica en diferentes grupos o tipos de enfermedad en relación con la edad a la que se diagnóstico inicial, la localización del tramo gastrointestinal afectado y la progresión de la misma a lo largo del tiempo (patrón evolutivo) (Tabla 1). El patrón de la enfermedad puede cambiar en un mismo paciente con el tiempo.
En función de esta clasificación la enfermedad puede presentar diferentes síntomas, asociarse con mayor frecuencia a complicaciones o a necesidad de cirugía, o evolucionar con mayor o menor rapidez a formas más complicadas que pueden requerir diferentes niveles de tratamiento.
Tabla 1. Clasificación de la enfermedad de Crohn
Edad de diagnósticoLocalizaciónPatrón evolutivo
A1: Menor o igual a 16 añosL1: Ileal (Ileítis)B1: Comportamiento ni estenosante ni perforante (Inflamatorio)
A2: De 17 a 40 añosL2: Cólica (Colitis)B2: Comportamiento estenosante
A3: Mayor de 40 añosL3: Ileocólica (Íleo-colitis)B3: Comportamiento perforante
 L4: Gastrointestinal alta (de la boca al íleon proximal), combinada con cualquiera de las localizaciones anteriores.Se añade una “p” a cualquiera de las anteriores si también existe afectación perianal.
En función de la localización del tramo gastrointestinal, encontramos:
localizaciones verticales
  • - Ileítis (L1): Aparece a nivel del íleon terminal(porción terminal del intestino delgado). Entre un 10 y un 30% de los pacientes con enfermedad de Crohn tienen afectación única del intestino delgado. Puede causar dolor agudo en la zona de la fosa ilíaca derecha (zona abdominal situada por encima de la ingle derecha), el cual puede empeorar después de la ingesta de alimentos y presencia de diarreas diurnas y nocturnas. Suele causar estenosis y presencia de fístulas.
  • - Colitis (L2): Entre un 20-30% de los pacientes con enfermedad de Crohn presentan afectación exclusivamente de una o varias zonas del colon (intestino grueso), sin alteraciones en el intestino delgado. Suele acompañarse de rectorragias, fiebre, pérdida de peso, presencia de enfermedad perianal y manifestaciones articulares, cutáneas y oculares. En niños puede comenzar como un retraso en el crecimiento. Durante la exploración abdominal, el paciente suele notar un intenso en la zona de la fosa ilíaca derecha, y será obligatorio realizar una inspección de la zona anal y un tacto rectal.
  • - Íleo-colitis (L3): Es la localización más frecuente de la enfermedad de Crohn, encontrándose en un 60-65% de los pacientes con esta enfermedad. Afecta a la zona del íleon distal y a algunas zonas del colon, principalmente aquellas cercanas al íleon (área cecal o primer tramo del intestino grueso y colon ascendente). Los síntomas más frecuentes suelen ser diarrea, dolor abdominal y fiebre. Suele asociarse también con la presencia de obstrucción intestinal, fístulas y abscesos.
  • - Gastrointestinal alta (L4): No es una localización muy frecuente, solamente la presentan entre un 0,5 y un 10% de los pacientes con enfermedad de Crohn. Afecta a la zona del estómago y duodeno e intestino delgado proximal (yeyuno e íleon proximal/medio) y suele presentarse conjuntamente con algunas de las localizaciones descritas anteriormente.  Puede acompañarse de dispepsia (malestar o dolor abdominal persistente o recurrente localizado en la parte superior del abdomen) y de vómitos en caso de que exista estenosis intestinal y de los síntomas generales asociados a las localizaciones anteriores en caso de aparecer conjuntamente.
El patrón evolutivo o evolución a lo largo del tiempo de la enfermedad de Crohn, también permite clasificarla en diferentes categorías. Esta clasificación se hace en base al grado de afectación transmural de la enfermedad, y al daño estructural de la pared intestinal, en ocasiones ya irreversible, que va a depender de diferentes condicionantes epidemiológicos y genéticos, así como del tiempo de evolución de la enfermedad, determinando en gran medida el pronóstico de la misma.  Estas categorías no son necesariamente independientes ni estables a lo largo del tiempo, por lo que es importante establecer un periodo de observación de la enfermedad; ya que a mayor tiempo de evolución, un comportamiento inflamatorio puede pasar a uno estenosante y/o perforante. De este modo encontramos:
  • - Comportamiento ni estenosante ni perforante (B1): Caracterizado por la presencia de manifestaciones clínicas y analíticas de tipo inflamatorio, por lo que también se le denomina patrón inflamatorio. El paciente presenta dolor abdominal, diarrea, que en ocasiones es con sangre y cansancio. Estos síntomas son debidos a la inflamación de la pared del intestino y la presencia de úlceras. No se asocia con estenosis, ni con presencia de fístulas. La extensión de la inflamación en estos pacientes, influye en el nivel de gravedad de la enfermedad y en su respuesta al tratamiento.
  • - Comportamiento estenosante (B2): Los pacientes con enfermedad de Crohn con este tipo de comportamiento, suelen presentar estenosis y fibrosis (deposición o acumulo excesivo de tejido conectivo a modo de tejido cicatrizante, lo que influye en la movilidad intestinal y en el estrechamiento del intestino). El dolor se relaciona con la dificultad de paso de las heces por la estrechez, y se manifiesta en forma de retortijones o de dolor intermitente que aumenta al comer; se acompaña de borborigmos o ruidos de movimiento intestinal, distensión abdominal y deposiciones diarreicas líquidas y vómitos, que suelen aliviar el dolor. La respuesta al tratamiento médico suele ser baja, condicionando cuadros de obstrucción intestinal que pueden requerir con frecuencia una intervención quirúrgica.
  • - Comportamiento perforante (B3): Se trata de uno de los comportamientos con mayor afectación transmural, lo que implica una presencia altamente frecuente de fístulas y abscesos, que en muchos casos pueden requerir cirugía precoz. Cuando la enfermedad tiene un patrón perforante o fistulizante, aparecen fístulas internas abdominales o externas a la piel del abdomen, sacro o periné. Las fístulas pueden acompañarse de perforación y desarrollo de abscesos o colecciones de pus en la cavidad abdominal, que provocan dolor y fiebre elevada.
La presencia de afectación perianal, supone la presencia de fisuras, fístulas o abscesos en la zona que rodea al ano. Puede aparecer asociada a cualquiera de las localizaciones y categorías previas, y en ocasiones, presentarse como la primera manifestación de la enfermedad de Crohn.

Fisuras anales: por qué ocurren y cómo tratarlas.

04/09/2018
Las fisuras anales son erosiones superficiales de la mucosa del ano. Tienen un color rojo intenso y pueden producir picor, dolor y sangrado con la defecación.  
 
Si bien pueden producirse por otras causas (enfermedad inflamatoria intestinal, infecciones locales), la más frecuente en niños es el estreñimientoEn esta situación, la sobre distensión del esfínter del ano producida por el tránsito de heces voluminosas y duras produce el desgarro de la mucosa y la aparición de una o varias fisuras. 
 
Debido al dolor que produce su distensión en las siguientes defecaciones, habitualmente los niños suelen adoptar un hábito retentor, esto es, se aguantan cuando notan el reflejo defecatorio para evitar el dolor. Esta consecuencia produce un empeoramiento del estreñimiento, de tal forma que la fisura o fisuras anales y el estreñimiento establecen un círculo vicioso en el que una y otra se retroalimentan. 
 
Esto hace que en el tratamiento de las fisuras anales un objetivo principal es aliviar el estreñimiento para evitar que uno y otro se cronifiquen. El tratamiento del estreñimiento incluye diferentes medidas. Si bien en algunos niños puede ser necesario utilizar tratamiento con laxantes y ablandadores de las heces, en todos los casos han de tenerse en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • Mantener un hábito de sentarse en el retrete después de las comidas
  • Adoptar una postura adecuada en el retrete
  • Evitar una ingesta excesiva de lácteos (en general, más de 500 ml)
  • Los baños de agua caliente, sin que el agua queme, ayudan a relajar los músculos del suelo de la pelvis, entre ellos el esfínter del ano, y con ello a disminuir el dolor y facilitar la defecación.
Por otra parte, algunas medidas para contribuir a la curación de las fisuras son: 
  • Que la higiene no se realice con papel ni con toallitas higiénicas, sino con agua y jabón suave, sin frotar y dejar secar al aire. 
  • En el caso de que el niño lleve aún pañal, cambiarlo con frecuencia para evitar la irritación producida por la humedad y la oclusión. 
  • En algunos niños, de forma individualizada según el caso y la edad, pueden utilizarse algunas pomadas antiinflamatorias (corticoides) o analgésicas. 
Acceso a las fuentes de consulta:
Bautista-Casanovas AL. Estreñimiento. An Pediatr Contin. 2011;9(4):201-8. [Fecha de consulta: 01/07/2018]
 
Sánchez Ruiz F, Gilbert JJ, Bedate Calderón P, Espín Jaime B. Estreñimiento y encopresis. Protocolos diagnóstico-terapúeuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica. SEGHNP-AEP. [Fecha de consulta: 01/07/2018]