sábado, 20 de enero de 2018

Viviendo con Enfermedad de Crohn.Nutrición.

El papel de la dieta en el desarrollo de la colitis ulcerosa y de la enfermedad de Crohn constituye un área de gran interés, pero hasta la fecha no hay evidencia que los factores dietéticos puedan dar origen a la enfermedad.
Aunque determinadas personas puedan desarrollar síntomas en respuesta a ciertos alimentos, no hay evidencia que la enfermedad pueda ser debido a reacciones alérgicas a alimentos específicos tales como leche, trigo o gluten. Una vez que la enfermedad se diagnostique, una dieta adecuada puede ayudar a reducir los síntomas y a mejorar el estado nutricional.
En general, no hayuna dieta especial para las personas con la enfermedad de Crohn. Todos los individuos con enfermedad de Crohn o Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)deben seguir una dieta normal, en la que participen todos los grupos alimenticios.
En niños con EII, unanutrición adecuada es particularmente importante para el normal crecimiento y desarrollo; los suplementos alimenticios se requieren generalmente.
Un pequeño grupo de individuos con EII pueden necesitar modificaciones a largo plazo en su dieta para reducir los síntomas causados por su enfermedad o por una cirugía.
Los alimentos más importantes son::

Proteínas

Las proteínas son el componente más importante del músculo y la mayoría de los tejidos del cuerpo.
Las proteínas procedentes de la dieta son necesarias para el crecimiento, la reparación y el mantenimiento de los tejidos del cuerpo, pero no se utilizan generalmente como fuente de energía. Los alimentos ricos en proteínas son la carne (carne de vaca, cordero, cerdo, aves de corral), pescados, los mariscos, los huevos, los productos lácteos (leche, queso, yogur), las verduras y las legumbres (las alubias secas y las lentejas).

Carbohidratos

Los hidratos de carbono son la fuente más importante de energía (las calorías) para el cuerpo. Se encuentra en alimentos tales como pan, cereales, arroz, pastas, legumbres, leche, yogur, fruta, patatas y azúcar. Las reservas de hidratos de carbono se agotan en el plazo de 24 horas.

Grasas

Presentes en una considerable cantidad de los alimentos que se consumen de forma regular, en especial en los países más desarrollados, las grasas son fundamentales para el funcionamiento del organismo humano: envuelven los órganos vitales con el fin de amortiguar golpes, protegen el cuerpo del frío y permiten la asimilación de las vitaminas liposolubles, es decir, las que se metabolizan solamente en las grasas -A, D, E y K-. Pero, por otra parte, también son causa de problemas cardiovasculares cuando su acumulación en el organismo sobrepasa los límites aconsejables como, por ejemplo en los casos de obesidad.
La cantidad de hidratos de carbono, de grasa y de proteínas en la dieta supondrán la energía total (calorías) que tenemos que consumir.

Vitaminas

Las vitaminas son sustancias esenciales, necesarias para la función normal del cuerpo. Están presentes en cantidades pequeñas en distintos alimentos y las clasificamos:
  • Vitaminas solubles en agua (hidrosolubles):
    • Grupo de B (tiamina, niacina y riboflavina).
    • Vitamina C
    • Ácido fólico, vitamina B12.
  • Vitaminas solubles en grasas (liposolubles):
    • A
    • D
    • E
    • K
Vitamina B12: se requiere para la conducción del estímulo nervioso, entre otras funciones. La deficiencia de la vitamina B12 conduce a la anemia. La vitamina B12 se encuentra solamente en los alimentos como carne de vaca, cordero, cerdo, pescados, pollo, huevos y productos lácteos. La enfermedad de Crohn puede provocar una deficiencia en la absorción de la vitamina B12.
Ácido fólico: Se requiere para la formación de nuevas células, incluyendo las células de la sangre, y es particularmente importante antes y durante el embarazo para prevenir espina bífida en el niño. Las mejores fuentes las encontramos en las verduras y vegetales verdes, los panes integrales y los extractos de los cereales, de las verduras, las naranjas, hígado. La Sulfasalacina, una droga que se utilice comúnmente para prevenir recaídas en la enfermedad de Crohn y en la colitis ulcerosa puede, en ocasiones no muy frecuentes, interferir con su absorción.

Minerales

Los minerales son sustancias esenciales que están presentes en cantidades pequeñas en los alimentos y son necesarias para una función corporal normal. Son, entre otros, el hierro, el calcio, el sodio, el potasio, el magnesio, el cobre y el cinc.
La deficiencia del hierro es relativamente común en pacientes con EII. La mala absorción del calcio puede darse en pacientes con la enfermedad de Crohn.
Hierro: se requiere para la formación de los glóbulos rojos de la sangre. Buenas fuentes son la carne, (incluyendo hígado y riñón), legumbres, pan integral y cereales. La pérdida de sangrees la causa más común de la deficiencia del hierro en pacientes con EII.
Calcio: es importante para los huesos y los dientes. Las mejores fuentes son leche, yogur queso.
Fibra dietética (alimento poco digerible)
La fibra es en gran parte responsable del peristaltismo intestinal (movimiento intestinal que provoca el movimiento del bolo alimenticio a través de él). Los alimentos ricos en fibra son los panes y los cereales integrales, las legumbres, la fruta y verduras frescas.

Agua

El agua es el elemento básico de todos los alimentos. Se encuentra en diferentes proporciones en los diversos alimentos. Se recomienda para los adultos 6 – 8 vasos de agua al día.
Conceptos Generales
Foto: Aparato digestivoLa digestión es el proceso por el cual las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono son procesados a una forma que se puedan absorber en el cuerpo. Las vitaminas, los minerales y el agua se absorben sin la intervención de la digestión.

¿Cómo se digiere el alimento?

La digestión comienza en la boca donde el alimento se mastica y se mezcla con la saliva. El alimento tragado pasa a través del esófago al estómago, que actúa como depósito. En el estómago el alimento se mezcla con las enzimas ácidas y digestivas (los productos químicos que procesan el alimento). Cantidades pequeñas de alimento se lanzan al intestino delgado. En el intestino delgado las enzimas digestivas provenientes de la vesícula biliar transforman las proteínas, los carbohidratos y las grasas para que puedan ser absorbidas. Las sales biliares son esenciales para la absorción de la grasa. Después de que se absorba la grasa, las sales biliares se reabsorben y se reutilizan.
La mayoría de los alimentos se absorben en el intestino delgado. El intestino delgado tiene tres porciones:
  • Duodeno: cerca de 20 a 30 centímetros
  • Yeyuno: cerca de 80 a 120 centímetros
  • Íleo: cerca de 120 a 180 centímetros
Los productos de la digestión, un poco de agua, y la mayoría de las vitaminas y de los minerales, se absorben en el yeyuno. La vitamina B12 y las sales biliares se absorben en el íleo. Si el yeyuno es afectado por la enfermedad o por una intervención quirúrgica el íleo y el intestino grueso pueden compensar la carencia. Sin embargo, el yeyuno nunca puede asumir el control de la absorción de la vitamina B12 o de las sales biliares.

¿Cómo la EII afecta la digestión y la absorción?

Si se afecta el íleo puede haber una absorción disminuida de vitamina B12 y de sales biliares. La carencia de las sales biliares puede deteriorar la absorción de la grasa. Si se afecta el intestino delgado entero (o si una cantidad importante de intestino delgado se ha quitado) la absorción de la mayoría de los alimentos estará comprometida. Si la enfermedad de Crohn implica una deficiente absorción del agua nos encontraremos con episodios repetidos de diarrea.

¿Por qué hay problemas alimenticios en la EII?

Ingesta limitada
Absorción Reducida de alimentoss
La enfermedad en sí, o una intervención quirúrgica del intestino delgado, puede interferir con la absorción.
Fiebre e inflamación
La fiebre y la inflamación aumentan las necesidades alimenticias del cuerpo e interfieren con su capacidad para utilizar el alimento.
Pérdida de proteínas, de sangre y de líquido
La inflamación y la ulceración de la pared del intestino pueden causar pérdidas significativas de proteínas, de sangre y de agua.
Medicaciones
Sulfasalacina puede causar dolor abdominal o inapetencia y puede interferir a veces con la absorción del ácido fólico. Los esteroides tienen efectos complejos sobre la nutrición y el crecimiento.

¿Qué problemas alimenticios pueden ocurrir?

Pérdida De Peso
La pérdida de peso es más común en la enfermedad de Crohn que en colitis ulcerosa. La pérdida de peso de más del 10% de su peso corporal puede indicar desnutrición. Cualquier pérdida de peso en niños es una muestra clara de una nutrición inadecuada.
Crecimiento Deteriorado
La enfermedad incontrolada, especialmente cuando está combinada con una toma pobre de comida, conduce a la falta de crecimiento en niños y adolescentes.
Deshidratación
Si hay diarrea y/o vómitos, las pérdidas pueden provocar deshidratación.
Anemia
Niveles Reducidos de Proteínass
Los análisis de sangre rutinarios han detectado, a veces, niveles reducidos de proteínas en sangre. Hay varias causas que lo pueden explicar, incluyendo mayores necesidades debido a la fiebre, la inflamación o la cirugía; la administración de esteroides, pérdidas por la inflamación intestinal, aunque la mayoría de las ocasiones es debido a un déficit dietético.
Pobre absorción de la grasa
La absorción de grasa se reduce en algunos pacientes con la enfermedad de Crohn debido a la enfermedad intestinal o la pérdida de sales biliares. Estos individuos desarrollan una diarrea grasa (esteatorrea).
Intolerancia a la Lactosa
La lactosa es un carbohidrato natural que se encuentra en la leche, que no se puede absorber sin la digestión por la enzima "lactasa", que se encuentra generalmente en la pared del intestino delgado. La lactasa se puede destruir debido a la enfermedad de Crohn. Se producen retortijones, aerofagia, diarrea e hinchazón abdominal por la intolerancia a la lactosa. No es exclusivo de los pacientes con enfermedad de Crohn.
Consejos dietéticos en la EII
  • Mantenga un buen estado alimenticio
  • Promueva el crecimiento adecuado en niños
  • Controle los síntomas

Producto diario recomendado

Pan y cereales
Por lo menos 4-5 raciones diariamente. Proporciona hidratos de carbono, vitaminas del grupo B y algunos minerales. Las variedades integrales proporcionan más cantidad de fibra dietética.
Una ración:
  • Una rebanada de pan
  • una taza de arroz cocido o de pasta
  • una taza de desayuno de cereales
Frutas y Vegetales
Al menos 5 raciones diarias. Proporciona hidratos de carbono, ácido fólico, beta-carotenos (Vitamina A), Vitamina C y minerales. También proporcionan fibra dietética (especialmente la piel y las semillas)
Una ración:
  • Una pieza de fruta.
  • Un tazón de vegetales o ensalada.
  • Un vaso de zumo de frutas.
Carne y otras alternativas
Una ración::
  • 100-150 gr. De carne pescado o pollo.
  • dos huevos.
  • una taza de legumbres
Leche y derivados
Tres o cuatro raciones diarias. Importante por su aportación de calcio, proteínas, vitaminas A y D y minerales.
Una ración:
  • 250 ml. (una taza) de leche
  • 35 gr. De queso
  • 200 gr. de yogurt
Grasa
Es una fuente importante de vitaminas liposolubles. Aportan gran cantidad de energía, que, además, puede ser de gran utilidad en caso de necesidad de ganar peso. Ingerir de manera controlada en el caso de obesidad o con dificultades en su absorción.
Líquidos
Al menos 6 vasos diarios, sobre todo si tiene diarrea. Bebidas energéticas, zumos de frutas o leche, puede ser muy útil, sobre todo si tiene necesidad de ganar peso.

¿Cuándo se requiere una dieta especial?

Si son necesarias modificaciones importantes en la dieta es mejor consultar con un dietético para asegurar un aporte alimenticio adecuado.
Dieta baja en fibra
  • Es a veces útil para controlar la diarrea.
  • Se puede también recomendar para prevenir el dolor y las náuseas después de comer.
  • Evite los frutos secos, las legumbres (las alubias secas y las lentejas).
  • Limite la ingesta de fruta y los cereales, especialmente maíz.
  • Elija el pan blanco y cereales refinados en vez de variedades integrales.
Dieta pobre en grasas
Evite agregar grasa (aceite, manteca de cerdo, margarina, mayonesa, mantequilla) a los alimentos y reduzca al mínimo su uso en la cocina..
Limite el consumo de alimentos ricos en grasa tales como chocolate, pasteles, alimentos fritos, tartas y galletas. Elija los productos lácteos desnatados e incorporelas carnes en su dieta; es importante no prescindir de estos alimentos pues son buenas fuentes de proteínas.
Dieta exenta en lactosa
Puede ser requerida si existe intolerancia a la lactosa. La leche y los productos lácteos (ej. queso, yogur) son las únicas fuentes de lactosa. Sin embargo, son fuentes importantes de proteínas y de calcio. Su dietético le aconsejará cómo superar este problema.

¿Son necesarios los suplementos vitamínicos o minerales?

La mayoría de las personas no requieren suplementos. Un número reducido de pacientes requieren suplementos de hierro, de ácido fólico, de calcio o de vitamina D. Las inyecciones de vitamina B12 cada 3 meses pueden ser necesarias si el íleo está afectado o se ha quitado. Los suplementos alimenticios son recomendados para los niños con EII para mantener un crecimiento y desarrollo normales.

¿Son necesarios los suplementos alimenticios?

Un número reducido de pacientes no puede mantener el peso. Existen distintos complementos alimenticios que proporcionan una ayuda extra. Consulte con su médico.

¿Consumo de alcohol?

No hay evidencia de que el alcohol tomado con moderación cause o empeore la enfermedad. El alcohol puede aumentar el efecto de las medicaciones que se toman para controlar la ansiedad, la depresión o el insomnio. El metronidazol (Flagyl®) puede interactuar con el alcohol y es conveniente evitar la toma de alcohol mientras que tome esta medicación.

El síndrome del intestino irritable (SII) y la enfermedad intestinal inflamatoria (EII).

El síndrome de intestino irritable, SII (IBS, por sus siglas en inglés) con frecuencia se refiere erróneamente como "colitis" y "colitis mucosa". Pero, el sufijo "itis" en el nombre de una afección médica indica inflamación, que no es una característica del SII. Más que inflamar el colon, el SII sensibiliza los nervios responsables de las contracciones (llamadas peristaltismo) que impulsan el alimento parcialmente digerido a través del órgano. Como resultado, el interior de la pared muscular reacciona de manera exagerada a estímulos suaves como los productos lácteos y el estrés emocional y produce un espasmo. El síndrome de intestino irritable produce dolores de tipo cólico y episodios de diarrea o estreñimiento.
Los trastornos más graves, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, son dos formas de la enfermedad intestinal inflamatoria, EII. (IBD, por sus siglas en inglés). La EII daña el tejido del intestino delgado y del intestino grueso, respectivamente, mediante el proceso de inflamación. Como respuesta del cuerpo a una lesión, la inflamación se caracteriza por glóbulos blancos transportados por la sangre que combaten infecciones y se desplazan rápidamente al sitio de la lesión. Su presencia explica la hinchazón dolorosa, el calor y el enrojecimiento asociados con una reacción inflamatoria.
Entre los niños, la enfermedad de Crohn es dos veces más frecuente que la colitis ulcerosa. Mientras que la colitis ulcerosa sólo afecta el revestimiento interior del intestino y se limita a una sola sección; "la enfermedad de Crohn puede penetrar la pared intestinal completamente y tiende a producirse en más de una sección", explica el Dr. Alan Lake, pediatra y gastroenterólogo pediátrico en de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore. Sin embargo, en la colitis ulcerosa se forman úlceras en los lugares donde la inflamación destruyó el tejido. Las llagas abiertas supuran sangre, moco y pus.
Todavía no se ha descubierto la causa de la enfermedad intestinal inflamatoria, aunque hay muchas teorías. Una es el factor hereditario: del 15 al 30 por ciento de las personas que padecen la EII tienen un familiar con alguno de estos trastornos.

Los síntomas que sugieren la existencia del síndrome de intestino irritable pueden ser, entre otros:

  • Dolor de tipo cólico y espasmos en la parte inferior del abdomen
  • Náuseas
  • Hinchazón y gases
  • Dolor de cabeza
  • Dolor rectal
  • Dolor de espalda
  • Pérdida del apetito
  • Episodios de diarrea y estreñimiento que se alternan
  • Fatiga
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dificultad para concentrarse

Los síntomas que sugieren la existencia de la enfermedad intestinal inflamatoria pueden ser, entre otros:

Enfermedad de Crohn

  • Dolor abdominal de tipo cólico y dolor, especialmente después de las comidas
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Malestar general
  • Fiebre
  • Pérdida del apetito que puede producir bajo peso
  • Heces con sangre
  • Inflamación, dolor, rigidez en las rodillas y los tobillos
  • Aftas (ampollas) en la boca.
  • Inflamación de los ojos
  • Irritación o hinchazón en el área del recto
  • Fatiga
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dificultad para concentrarse
  • Retraso en el crecimiento y desarrollo sexual de los preadolescentes, debido a la falta de nutrición

Colitis ulcerosa

  • Dolor y cólicos en el costado izquierdo del abdomen
  • Episodios intermitentes de heces con sangre y mucosidad
  • Inflamación, dolor, rigidez en las rodillas y los tobillos
  • Aftas (ampollas) en la boca
  • Fatiga
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dificultad para concentrarse
  • Retraso en el crecimiento de los preadolescentes, debido a la falta de nutrición

Los ataques agudos pueden incluir:

  • Hasta veinte deposiciones blandas con sangre por día
  • Necesidad urgente de defecar
  • Cólicos fuertes y dolor rectal
  • Sudoración profusa
  • Deshidratación
  • Náuseas
  • Pérdida del apetito
  • Bajar de peso
  • Hinchazón abdominal.
  • Fiebre de hasta 104 °F (40 °C).
Puede ver que muchos de los síntomas se superponen, por lo que el diagnóstico a veces resulta difícil. En general, dice el Dr. Lake, "el paciente con colitis ulcerosa tiene más deposiciones con sangre y el paciente con enfermedad de Crohn siente más dolor". Continúa diciendo que, mientras que la colitis ulcerosa se suele detectar rápidamente, "con la enfermedad de Crohn, pueden pasar muchos meses entre la aparición de los síntomas y el momento del diagnóstico". Los síntomas no sólo son sutiles, sino que pueden minimizarse al comer menos. Así que puede ser difícil para los padres darse cuenta cuál es el problema.
"Con frecuencia, se diagnostica a los niños porque tienen una inflamación en algún lugar, como los ojos, la boca y el recto. Si su hijo tiene irritación o inflamación en el recto, nunca dé por sentado que se trata de hemorroides, que es algo sin precedentes en los niños", aconseja. "La preocupación debería ser que tenga la enfermedad de Crohn".

Cómo se diagnostica el síndrome de intestino irritable:

Con un examen físico y antecedentes médicos completos, además de uno o más de los siguientes procedimientos:
  • Análisis de orina
  • Cultivo de orina
  • Hemograma (conteo sanguíneo) completo
  • Análisis de sangre para determinar la velocidad de sedimentación eritrocitaria (velocidad de sedimentación)
  • Análisis para detectar sangre en las heces
  • Sigmoidoscopia

Cómo se diagnostica la enfermedad intestinal inflamatoria:

Con un examen físico y antecedentes médicos completos, además de uno o más de los siguientes procedimientos:
  • Hemograma (conteo sanguíneo) completo
  • Análisis de sangre para determinar el tiempo de protrombina
  • Análisis de sangre para determinar la velocidad de sedimentación eritrocitaria (velocidad de sedimentación)
  • Análisis para detectar sangre en las heces
  • Análisis de orina
  • Sigmoidoscopia o colonoscopia
  • Serie gastrointestinal superior (también conocida como deglución de bario)
De todos modos, es posible que se requieran otras pruebas de laboratorio.

Cuáles son los tratamientos para el síndrome de intestino irritable (SII) y la enfermedad intestinal inflamatoria (EII)

Todas estas afecciones crónicas son incurables pero tratables, lo que significa que se pueden tomar medidas en varios frentes para reducir la frecuencia y gravedad de los síntomas.
  • Cambios en la dieta: los niños y las niñas con SII o EII pueden comer en forma relativamente normal cuando la enfermedad está en remisión, lo que sucede la mayor parte del tiempo. Sin embargo, durante las crisis, deben ser conscientes de la necesidad de evitar ciertos alimentos. Su pediatra, junto con un nutricionista o un gastroenterólogo elaborarán un plan de alimentación adecuado para su hijo.
    En el síndrome de intestino irritable, quizás solo sea necesario incorporar fibra a la dieta para aliviar los cólicos y ablandar las heces endurecidas o eliminar la diarrea. Sin embargo, los alimentos de alto contenido en fibras provocan el efecto contrario en un adolescente con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, que debería ajustarse a alimentos fáciles de digerir y con pocos residuos como caldo, gelatina, carne de ave sin piel, pescado, arroz, huevos y pastas. Los alimentos fritos y los productos lácteos también están prohibidos cuando la enfermedad está activa.
    Nota para mamá y papá: una manera de evitarle a su hijo algunas de las consecuencias indeseables de la EII es servir cinco o seis comidas frugales (livianas) al día en lugar de las tres comidas abundantes habituales.
  • Farmacoterapia: si la dieta por sí sola no alivia un intestino irritable, ocasionalmente un pediatra recetará un agente antiespasmódico para disminuir su actividad. Generalmente se recetan medicamentos para la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa; los fármacos más utilizados son, entre otros, los corticoesteroides como la prednisona ("la piedra angular del tratamiento", según el Dr. Lake), y los agentes 5-ASA sulfasalazina, olsalazina y mesalamina. Si tales fármacos no logran detener la inflamación, su pediatra podría recetar uno de los siguientes inmunomoduladores: azatioprina, ciclosporina, metotrexato o 6-mercaptopurina,  que se encargan de alterar la respuesta inmunitaria del cuerpo. Por lo general, el botiquín de un paciente con EII también contiene antibióticos ymedicamentos antidiarreicos.
  • Suplementos dietarios: desde el punto de vista de un niño, uno de los efectos más molestos de la enfermedad inflamatoria intestinal es la inhibición del crecimiento y de la madurez sexual. Las grandes dosis de prednisona pueden desacelerar el desarrollo físico; por lo tanto, los pediatras disminuyen la dosis o dejan de administrar el fármaco gradualmente a los jóvenes una vez que se ha controlado la inflamación.
    Sin embargo, la causa principal del retraso en el crecimiento es la nutrición insuficiente. Los adolescentes con EII a veces caen en el hábito de comer poco en el desayuno y el almuerzo para evitar las frecuentes idas al baño durante el horario escolar. Como resultado, es posible que carezcan de calorías, nutrientes, vitaminas y minerales. Las proteínas son especialmente importantes para el crecimiento.
    Su pediatra controlará los patrones de alimentación de su hijo. La mayoría de las deficiencias nutricionales se pueden corregir con ajustes en la dieta. Sin embargo, si es necesario, se pueden recetar suplementos orales o fórmulas líquidas de altas calorías.
  • Cirugía: en los casos de enfermedad intestinal inflamatoria resistente a la farmacoterapia o que presenta con complicaciones puede ser necesario extirpar una parte o todo el colon. Es poco habitual que se practique este procedimiento durante la adolescencia.
  • Asistencia de salud mental: el estrés emocional no provoca el SII ni la EII, pero puede agravar cualquiera de las afecciones. Por lo tanto, los pacientes pueden beneficiarse mucho de la atención de un profesional de salud mental que les enseñe técnicas para reducir el estrés como la relajación muscular progresiva y las imágenes guiadas progresivas. Como sucede con otras enfermedades crónicas, la enfermedad intestinal inflamatoria puede ser frustrante para los adolescentes. Con frecuencia, las crisis los hacen depender más de sus padres de lo que quisieran y los hacen sentir diferentes de sus amigos. Pueden sentirse traicionados por sus cuerpos. Si sospecha que a su hijo o hija le resulta difícil superar esta situación, pídale a su pediatra que lo derive (recomiende) un consejero adecuado.

Última actualización
 
9/16/2016
Fuente
 
Adapted from Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

miércoles, 17 de enero de 2018

Demuestran la utilidad de la pancromoendoscopia con biopsias dirigidas para la vigilancia de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal de larga evolución.

lunes, 15 de enero de 2018
De izquierda a derecha, Maria Pellisé y Sabela Carballal, coordinadora y primera firmante del artículo.
Un estudio multicéntrico español dirigido por la Dra. Maria Pellisé, investigadora del CIBEREHD en el Hospital Clínic de Barcelona, ha demostrado por primera vez a nivel mundial la utilidad de la estrategia de pancromoendoscopia con biopsias dirigidas para la vigilancia de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) de larga evolución fuera de ensayos clínicos. La primera firmante de este artículo publicado en Gut es la investigadora pre-doctoral Sabela Carballal, perteneciente al mismo grupo de investigación.
Los pacientes con EII presentan un riesgo aumentado de presentar cáncer colorrectal (CCR) y se benefician de la realización de vigilancia con colonoscopias periódicas encaminadas a detectar y resecar las lesiones precursoras del cáncer (displasia). De forma clásica, como la displasia suele ser multicéntrica, sútil, plana y difícil de identificar con colonoscopia convencional, las guías clínicas recomendaban realizar más de 50 biopsias aleatorias a lo largo de todo el colon para poder prevenir de forma adecuada el CCR.
En la última década, varios ensayos clínicos bien diseñados realizados en centros académicos demostraron que la obtención de biopsias guiadas por pancromoendoscopia (aplicación de colorantes sobre la mucosa colónica) era una estrategía más eficaz que la clásica estrategia de toma de biopsias aleatorias. A pesar de la evidencia científica, la implementación de esta estategía en la práctica clínica habitual ha sido muy deficiente. En 2015, se publicaron las guías internacionales SCENIC que reforzaban el concepto de que la pancromoendoscopia debía ser la técnica de elección para la vigilancia de estos pacientes aunque ponía de manifiesto también que no se sabía su verdadera eficacia en un mundo real, fuera de ensayos clínicos, ni cual era la curva de aprendizaje necesaria para poder aplicarla de forma eficiente.
En el estudio dirigido por la Dra. Pellisé, han participado 15 hospitales españoles de diferente nivel asistencial (académicos, terciarios y comarcales) con endoscopistas con diferente nivel de experiencia en cromoendoscopia. Esto ha permitido demostrar que la pancromoendoscopia con biopsias dirigidas es la estrategía más eficiente, en la vida real, y de forma independiente a la experiencia previa en cromoendoscopia del endoscopista. En el estudio también se muestra que gracias al diagnóstico óptico basado en el aspecto de las lesiones es posible discriminar las lesiones sospechosas de displasia de las lesiones no neoplásicas. Los resultados de este trabajo van a favorecer la implementación de esta estrategia a nivel general y así mejorar la prevención del CCR en los pacientes con EII de larga evolución.
En esta investigación, ha participado también Elena Ricart, investigadora del CIBEREHD en el IDIBAPS de Barcelona.
Artículo de referencia
Real-life chromoendoscopy for neoplasia detection and characterisation in long-standing IBD.Carballal S, Maisterra S, López-Serrano A, Gimeno-García AZ, Vera MI, Marín-Garbriel JC, Díaz-Tasende J, Márquez L, Álvarez MA, Hernández L, De Castro L, Gordillo J, Puig I, Vega P, Bustamante-Balén M, Acevedo J, Peñas B, López-Cerón M, Ricart E, Cuatrecasas M, Jimeno M, Pellisé M; EndoCAR group of the Spanish Gastroenterological Association and Spanish Digestive Endoscopy Society. Gut. 2016 Sep 9. doi: 10.1136/gutjnl-2016-312332.

El papel de la Enfermería en el ámbito de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Noelia Cano Sanz. Enfermera colaboradora Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Servicio de Digestivo. Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE) / Mercedes Cañas Gil. Enfermera Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Servicio de Digestivo. Hospital Universitario Clínico San Carlos, Madrid. Miembros de la Junta del Grupo Enfermero de Trabajo en Enfermedad Inflamatoria Intestinal (GETEII)

Fecha de publicación: 8 enero, 2018 / Fecha de Modificación: 9 enero, 2018
El término Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) engloba a la enfermedad de Crohn y a la colitis ulcerosa. Ambas enfermedades, de etiología desconocida, se caracterizan por producir una respuesta inmunitaria anómala en el intestino. Se trata de enfermedades crónicas que alternan periodos de remisión con periodos de actividad inflamatoria o brote, que pueden llegar a ser incapacitantes y que suponen un gran impacto en la vida de pacientes y familia.[1,2] Las cifras crecientes de incidencia, hasta 24 casos por 100.000 habitantes al año[3,4], y prevalencia en nuestro medio[2,5], así como la complejidad del abordaje terapéutico de este tipo de pacientes, hace necesaria la creación de equipos especializados y de carácter multidisciplinar.[6,7] La puesta en marcha de unidades especializadas consigue mejorar la atención sanitaria a las personas afectadas de EII, que se pone de manifiesto con mejoras en la calidad de vida, adhesión al tratamiento, satisfacción y un descenso en los ingresos hospitalarios.[8]
El papel de las Unidades de EII y sus criterios de calidad se han definido en varios documentos de consenso.[7,9-11] A nivel europeo, a través del Grupo de Enfermería de la Organización Europea para la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa (N-ECCO), quedan definidos en una guía de consenso los objetivos y el papel de la enfermería especializada en EII, denominada como enfermería avanzada:
Noelia Cano (a la izq.) y Mercedes Cañas  Fuente: N. Cano / M. Cañas / GETEII
Noelia Cano (a la izq.) y Mercedes Cañas
Fuente: N. Cano / M. Cañas / GETEII
“La enfermera avanzada en EII es un experto clínico autónomo en la EII, que es responsable de la evaluación y aporte de evidencias basadas en la planificación de los cuidados y la evaluación del tratamiento, y que proporciona una información práctica, educación y el apoyo emocional a los pacientes con EII. Realizará su actividad dentro de su propio ámbito de competencia y responsabilidad, con el apoyo de guías y protocolos. El papel de enfermería avanzada EII incluye la educación, la investigación, el desarrollo de servicios y el liderazgo. Para lograr estas habilidades, una amplia experiencia clínica y el desarrollo de las competencias clínicas debe ser complementado, a poder ser, por una formación de postgrado.”
Sin embargo, el modo de organización, tiempo de dedicación a la consulta y dotación de personal es aún hoy en día bastante diferente entre unidades.[12] Aunque muchos hospitales no cuentan con una enfermera especializada en EII dentro del equipo, su trabajo juega un papel crucial en el manejo de estos pacientes.[13,14] De esta forma, participa en todo el proceso asistencial, con autonomía, responsabilidad, campo de conocimientos propio y apoyo directo al paciente en la gestión de múltiples aspectos de su patología.[15]
La consulta de enfermería especializada en EII aporta la cobertura necesaria de las necesidades tanto físicas como emocionales, sociales y laborales que estas personas presentan, con una atención personalizada y completa.[16] Permite ofrecer información a pacientes y familiares que puedan comprender y utilizar para poder tomar decisiones de manera libre e informada, además de ayudarles a manejar su propia enfermedad, evitar complicaciones y mejorar su calidad de vida. La consulta de enfermería se caracteriza por:
-Accesibilidad y flexibilidad, ya que se ofrece una atención de forma rápida y directa.
-Disminución de la espera.
-Mayor dedicación a los aspectos no médicos de la enfermedad.
-Información requerida por el afectado de EII y familia.
-Mayor participación del paciente y familia en su educación sobre la enfermedad y manejo de la medicación.
-Se trata de un lugar agradable que preserva la intimidad del paciente.
-Fiabilidad: los profesionales de enfermería están en continua formación.
-Confianza: las decisiones de las enfermeras están consensuadas con el resto del equipo.
-Seguridad: la atención prestada permite identificar y cubrir las necesidades individuales de cada paciente.
(Imagen modificada) Autor/a del original: healthinfoguru Fuente: morguefile.com
(Imagen modificada) Autor/a del original: healthinfoguru
Fuente: morguefile.com
La enfermería especializada en EII no sólo centra su trabajo en la consulta, sino que es fundamental para la coordinación de la Unidad de EII, todo ello con el fin de ofrecer una atención centrada en la persona con esta patología. Respecto a las principales actividades que desarrolla el profesional de enfermería en el control y atención de pacientes en la Unidad de EII, se describen a continuación:[17]

Función Asistencial

-Protocolo de acogida al paciente recién diagnosticado.
-Valoración de enfermería mediante test, cuestionarios e índices que permiten la reevaluación del estado de la enfermedad y del paciente a lo largo de todo el proceso.
-Consultas de seguimiento.
-Atención en hospitalización.
-Monitorización de la persona con EII mediante controles analíticos. Comprobar el estado de inmunización antes de comenzar con cualquier tratamiento inmunosupresor y/o terapia biológica. Colaboración con el Servicio de Medicina preventiva.
-Educación sanitaria sobre tratamientos: posología, administración, efectos adversos, manejo de fármacos subcutáneos y autoadministración, etc.
-Concienciar sobre la importancia de la adherencia terapéutica para prevenir recaídas.
-Ajuste de tratamientos según protocolo establecido en la Unidad.
-Educación sanitaria sobre su enfermedad y estilos de vida saludables (alimentación, ejercicio, vacunas y viajes, hábito tabáquico, etc).
-Detección, seguimiento y curas, si procede, de las posibles manifestaciones extraintestinales de la enfermedad.
-Valorar los aspectos psico-socio-laborales, orientando al paciente a los profesionales oportunos para la resolución de dudas y problemas.
-Sesiones clínicas con el resto del equipo de la Unidad.
-Seguimiento clínico de los pacientes por vía telemática.
-Proporcionar documentación de la enfermedad, e información sobre páginas web seguras y asociaciones de pacientes.

Función Investigadora

-Participación activa en trabajos científicos, ensayos clínicos y estudios. Son muchos los datos que se recogen en la consulta que nos aportan conocimiento sobre el cuidado de la enfermedad.
-Difusión del conocimiento derivado de los estudios realizados en congresos, reuniones y publicación en revistas de sociedades científicas.
-Actualización base de datos.

Función Docente

-Formación continuada.
-Participación en jornadas y cursos.
-Colaborar en proyectos de carácter formativo para otros profesionales sanitarios, mediante la realización y organización de cursos, talleres.
-Participación en la docencia especializada sobre la EII de otros profesionales en formación (enfermería, residentes) y estudiantes.

Función Gestora

-Supervisar el seguimiento de las consultas, tratamientos en hospital de día, revisión de resultados y pruebas diagnósticas que pueda tener pendiente la persona con EII.
-Función de enlace como coordinadora de las derivaciones de los pacientes a diferentes especialistas.
En definitiva, la enfermería especializada en EII desarrolla un campo de actuación muy amplio abarcando labores formativas, gestoras, investigadoras y, por supuesto, asistenciales. Su labor permite ofrecer una atención individualizada, continuada e integral tanto del paciente como de la familia, utilizando una información clara, y atendiendo al afectado de EII en sus tres dimensiones: biológica, psicológica y social. Sin embargo, su labor representa un valor añadido al contribuir a la creación y difusión de conocimiento científico que revierte en una mejor formación tanto propia como de otros profesionales adscritos a la Unidad, lo que permite mejorar el manejo tan complejo de estos pacientes. Es por ello que la enfermera especializada en EII requiere de habilidades, experiencia y valores que avalen su importancia en la Unidad asistencial y la hagan imprescindible para el funcionamiento de la misma. Por ello, uno de los retos futuros consistirá en conseguir que la formación y la docencia especializadas en EII se formalicen a través de los canales institucionales y nuestra especialización sea reconocida.[17]
Bibliografía
1. Casellas F, Arenas JI, Baudet JS, Fábregas S, García N, Gelabert J. Impairment of health-related quality of life in patients with inflammatory bowel disease: A Spanish multicenter study. Inflamm Bowel Dis. 2005;11:488-96.
2. Canavan C, Abrams KR, Hawthorne B, Drossman D, Mayberry JF. Long-term prognosis in Crohn´s disease: factors that affect quality of life. Aliment Pharmacol Ther 2006;23:377.
3. Van Assche  G, Dignass A, Panes J, Beaugerie L, Karagiannis J, Allez M, et al. The second European evidence-based consensus on the diagnosis and management of Crohn´s disease: Definitions and diagnosis. J Crohn´s Colitis. 2010;4:7-27.
4. Dignass A, Eliakim R, Magro F, Maaser C, Chowers Y, Geboes K, et al. Second European evidence-based consensus on the diagnosis and management of ulcerative colitis Part 1: definitions and diagnosis. J Crohn´s Colitis. 2012;6:965-90.
5. López-Serrano, J. L. Pérez-Calle, E. Carrera-Alonso, T. Pérez-Fernández, G. Rodríguez-Caravaca, D. Boixeda-de-Miguel. Estudio epidemiológico sobre la incidencia actual de la enfermedad inflamatoria intestinal en un área sanitaria de la Comunidad de Madrid. Rev Esp Enferm Dig. 2009;101(11).
6. Belling R, McLaren S, Woods L. Specialist nursing interventions for inflammatory bowel disease. Cochrane Database Syst Rev. 2009:CD006597.
7. Calvet X, Panés J, Alfaro N, Hinojosa J, Sicilia B, Gallego M, et al. Declaración de consenso Delphi: Indicadores de calidad para las unidades de enfermedad inflamatoria intestinal integral de atención. J Crohn Colitis. 2014;8:240-51.
8. Phan VA, van Langenberg DR, Grafton R, et al. Introduction of a dedi- cated IBD service quantitatively and qualitatively improves outcomes in less than 18 months: a prospective cohort study in a large metropo- litan centre. Gastroenterology. 2010;138(Supl. 1): S318.
9. O’Connor M, Bager P, Duncan J, Gaarenstroom J, Younge L, Détré P, et al. N-ECCO Consensus statements on the European nursing roles in caring for patients with Crohn’s. J Crohns Colitis. 2014 Oct;8(10):1300-7.
10. Stretton JG, Currie BK, Chauhan UK. Inflammatory bowel disease nurses in Canada: An examination of Canadian gastroenterology nurses and their role in inflammatory bowel disease care. Can J Gastroenterol Hepatol. 2014;28:89-93.
11. Torrejón A, Oltra L, Hernández-Sampelayo P, Marín L, García-Sánchez V, Casellas F, et al. Desarrollo de estándares de calidad para la enfermedad inflamatoria intestinal y diseño de un instrumento de evaluación de los cuidados de enfermería. Rev Esp Enferm Dig. 2013;105:262-71.
12. Hernández-Sampelayo P. Seoane M. Oltra L. Marín L. Torrejón A. Vera M.I.et al.   Contribution of nurses to the quality of care in management of inflammatory bowel disease: a synthesis of the evidence J Crohn’s Colitis. 2010;46:611-22.
13. Belling R, Woods L, McLaren S. Stakeholder perceptions of specialist inflammatory bowel disease nurses’ role and personal attributes. Int J Nurs Pract. 2008;14:67-73.
14. Marín L, Torrejón A, Oltra L, Seoane M, Hernández-Sampelayo P, Vera MI, et al. Nursing resources and responsibilities according to hospital organizational model for management of inflammatory bowel disease in Spain. J Crohns Colitis. 2011;5:211-7.
15. Torrejón A, Masachs M, Borruel N, Castells I, Castillejo N, Malagelada JR, et al. Aplicación de un modelo de asistencia continuada en la enfermedad inflamatoria intestinal: la Unidad de Atención Crohn-Colitis. Gastroenterol Hepatol. 2009:77-82.
16. Iglesias M, Vázquez I, Barreiro de Acosta M, Figueiras A, Nieto L, Piñeiro M, et al. Calidad de vida en pacientes con enfermedad de Crohn en remisión. Rev Esp Enferm Dig. 2013; 105(5).
17. López AM, Cano N, coordinadores. Guía práctica de enfermería en EII. 1º Ed. Madrid: Inspira Network; 2017.

lunes, 15 de enero de 2018

Historia Enfermedad de Crohn

.de Crohn
, una enfermedad dentro del importante grupo de enfermedades inflamatorias de tracto digestivo (ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL), se conoce como enfermedad de Crohn después de un famoso gastroenterólogo, Médico. Burrill B. Crohn. Enfermedad de Crohn en principio vino a ser referido como una entidad médica cuando fue descrito por el Dr.. Crohn, Dr.. Leon Ginzburg, y el Dr.. Gordon D. Oppenheimer en 1932.
Los síntomas de la enfermedad de Crohn son similares a los síntomas de la . Sin embargo, un número de otros síntomas, no por lo general experimentado en , puede ser experimentado en pacientes con enfermedad de Crohn. Un problema que es muy infrecuente en , pero puede observarse en la enfermedad de Crohn, es la aparición de fístulas y abscesos alrededor del ano y úlceras dentro del canal anal. Las complicaciones ocurren debido a la tendencia de la enfermedad de Crohn a penetrar más profundamente en la mucosa del intestino.
La explicación inicial de este padecimiento fue expresada previamente por el médico italiano Giovanni Battista Morgagni (1682-1771) en 1769, mientras que él diagnóstico clínico de un hombre joven tener una crónica, diarrea y enfermedad debilitante.History of Crohns Disease
Casos consecutivos terminaron siendo descrito en 1898 John Berg y el cirujano Polaco Antoni Lesniowski en 1904. En 1913, Médico escocés T. Kennedy Dalziel, en la reunión de la Asociación Médica Británica, describió nueve casos en el que los pacientes sufrieron de obstrucción intestinal.
En la examinación cercana del intestino inflamado, la inflamación transmural que es característico de la enfermedad fue evidente. Calambres abdominales, fiebre, diarrea y pérdida de peso se observó en la mayoría de los pacientes, particularmente jóvenes, en la década de 1920 y 1930. En 1923, cirujanos en el Mt Sinai Hospital de Nueva York identificada 12 pacientes con síntomas similares. Dr.. Burrill B. Crohn, en 1930, señaló los resultados similares en los dos pacientes que él estaba tratando.
En mayo 13, 1932, Dr.. Crohn y sus colegas, Oppenheimer y Ginzburg, presentó una ponencia sobre ?Ileitis terminal?, describir las características de Crohn?enfermedad a la . Esto fue publicado más adelante ese año como un artículo de punto de referencia en el diario de la  con el título “Ileítis regional: Entidad patológica y crónica.” El artículo JAMA fue publicado en un momento cuando la comunidad médica estaba interesada en nuevos hallazgos.
Las conclusiones recibieron importante reconocimiento, mientras que el artículo de Dalziel en el British Medical Journal de 1913 no era. Es en virtud de alfabetización en lugar de la contribución que el nombre de Crohn apareció como el primer autor. Esta fue la primera vez que la condición fue divulgada en un diario de leído, y la enfermedad llegó a ser conocido como enfermedad de Crohn.