jueves, 17 de enero de 2019

Colitis microscópica.

Panorama general

La colitis microscópica es una inflamación del intestino grueso (colon) que provoca una diarrea líquida persistente. El trastorno recibe este nombre porque es necesario examinar el tejido del colon con un microscopio para identificarlo, debido a que el tejido parece normal en una colonoscopia o sigmoidoscopia flexible.
Existen dos subtipos de colitis microscópica:
  • Colitis colágena, en la cual se desarrolla una capa gruesa de proteína (colágeno) en el tejido del colon
  • Colitis linfocítica, en la cual aumenta la cantidad de glóbulos blancos (linfocitos) en el tejido del colon
Los investigadores creen que la colitis colágena y la colitis linfocítica pueden ser etapas diferentes de la misma afección. Los síntomas, análisis y tratamientos de ambos subtipos son los mismos.
Los síntomas de la colitis microscópica pueden aparecer y desaparecer con frecuencia. En ocasiones, los síntomas se resuelven solos. De lo contrario, el médico puede sugerir varios medicamentos eficaces.

Síntomas

Los signos y síntomas de la colitis microscópica incluyen:
  • Diarrea acuosa crónica
  • Dolor abdominal o cólicos
  • Adelgazamiento
  • Náuseas
  • Incontinencia fecal

Cuándo consultar con el médico

Si tienes una diarrea líquida que dura más de unos días, consulta con tu doctor para que tu trastorno sea diagnosticado y tratado adecuadamente.

Causas

No se conocen las causas de la inflamación del colon que se presenta en la colitis microscópica. Los investigadores creen que las causas pueden ser las siguientes:
  • Medicamentos que pueden irritar el revestimiento del colon.
  • Bacterias que producen toxinas que irritan el recubrimiento del colon.
  • Virus que producen inflamación.
  • Enfermedades autoinmunitarias asociadas con la colitis microscópica, como artritis reumatoide o enfermedad celíaca. Una enfermedad autoinmunitaria se produce cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca los tejidos sanos.
  • Bilis que no se absorbe correctamente e irrita el revestimiento del colon.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la colitis microscópica incluyen:
  • Edad y sexo. La colitis microscópica es más común entre las personas de 50 a 70 años y más común en las mujeres que en los hombres. Algunas investigaciones sugieren una relación con la disminución hormonal de las mujeres después de la menopausia.
  • Enfermedad autoinmunitaria. Las personas con colitis microscópica a veces tienen un trastorno autoinmunitario, como la celiaquía, la enfermedad tiroidea, la artritis reumatoide, la diabetes de tipo 1 o la psoriasis.
  • Vínculo genético. Las investigaciones sugieren que puede haber una conexión entre la colitis microscópica y los antecedentes familiares de síndrome del intestino irritable.
  • Tabaquismo. Estudios e investigaciones recientes han demostrado una asociación entre el tabaquismo y la colitis microscópica, especialmente en las personas de 16 a 44 años.
Algunas investigaciones indican que usar ciertos medicamentos puede aumentar el riesgo de padecer colitis microscópica. Pero no todos los estudios coinciden. Los medicamentos que pueden estar relacionados con esta afección incluyen:
  • Aspirina, paracetamol (Tylenol y otros) e ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros)
  • Inhibidores de la bomba de protones que incluyen lansoprazol (Prevacid), esomeprazol (Nexium), pantoprazol (Protonix), rabeprazol (Aciphex), omeprazol (Prilosec) y dexlansoprazol (Dexilant)
  • Acarbosa (Precose)
  • Flutamida
  • Ranitidina (Zantac)
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como la sertralina (Zoloft)
  • Carbamazepina (Carbatrol, Tegretol)
  • Clozapina (Clozaril, Fazaclo)
  • Entacapone (Comtan)
  • Paroxetina (Paxil, Pexeva)
  • Simvastatina (Zocor)

Complicaciones

La mayoría de las personas reciben tratamientos satisfactorios para la colitis microscópica. La afección no aumenta el riesgo de cáncer de colon.

martes, 15 de enero de 2019

Estudio comparativo de la efectividad de adalimumab e infliximab en pacientes con enfermedad de Crohn.

Rev. OFIL 2017, 27;2:187-192
Fecha de recepción: 03/05/2016  –  Fecha de aceptación: 07/07/2016
Almanchel Rivadeneyra M, García Molina O, Tomás Luiz A, Muñoz Contreras MC, Menéndez Naranjo L, de la Rubia Nieto MA
Servicio de Farmacia. Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca. Murcia (España)
Este trabajo ha sido presentado en forma de póster en el 60 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria,
celebrado en Valencia del 10 al 13 de noviembre de 2015. No ha sido publicado ni enviado para su publicación en ninguna otra revista
____
Correspondencia:
Miguel Almanchel Rivadeneyra
Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca
(Servicio de Farmacia)
Ctra. Cartagena-Madrid, s/n
30120 El Palmar (Murcia)
Correo electrónico: miguel_almanchel@hotmail.com
____

Resumen

Objetivos: Analizar y comparar la efectividad de adalimumab (ADA) e infliximab (IFX) y el motivo de suspensión del tratamiento en pacientes con enfermedad de Crohn (EC).
Material y métodos: Estudio descriptivo, observacional y retrospectivo de todos los pacientes diagnosticados de EC tratados con ADA o IFX desde enero de 2010 a diciembre de 2014. Se registraron los siguientes datos: edad, sexo, duración de tratamiento, terapias previas con otros biológicos y causa de suspensión del tratamiento. Para medir la efectividad se midió la duración de tratamiento, mediante el método Kaplan-Meier se calculó la supervivencia global de ADA e IFX y se estimó la supervivencia a los 3 años. Para comprobar si existían diferencias entre ADA o IFX se utilizaron los test de Log-Rank y Breslow. La relación entre variables cualitativas se analizó mediante tablas de contingencia con el test de Chi-cuadrado de Pearson y las variables cuantitativas mediante el análisis t-Student. Los datos fueron analizados mediante el paquete estadístico SPSS v.22.
Resultados: El estudio incluyó 158 pacientes diagnosticados de EC (ADA; n=81 e IFX; n=77). La media de edad fue de 38±14 años en el grupo de ADA y de 39±13 en el de IFX (p=0,663); de los cuales, el 50,62% eran hombres en el grupo de ADA y el 51,95% en el de IFX (p=0,867). El 77,8% de los pacientes en el grupo de ADA y el 74,4% en el de IFX recibieron el fármaco en primera línea. En el momento del corte el 48,1% de los pacientes con ADA y el 51,9% con IFX, habían suspendido el tratamiento. La mediana de supervivencia fue de 42,7 meses para ADA (IC 95% 19,7-65,6%) y de 36 meses para IFX [Intervalo de confianza (IC) del 95% 6,4-65,5%] sin diferencias estadísticamente significativas entre ambos (Log-Rank: p=0,991; Breslow: p=0,621). La supervivencia a los 3 años fue del 53,1% para ADA y del 49,5% para IFX (p=0,75).
Conclusiones: En este estudio no se han encontrado diferencias significativas en términos de eficacia entre ambos anti-TNF.
Palabras clave: Enfermedad de Crohn, estudio, comparativo, efectividad, adalimumab, infliximab.
Seguir leyendo :http://www.revistadelaofil.org/estudio-comparativo-la-efectividad-adalimumab-e-infliximab-pacientes-enfermedad-crohn/

martes, 8 de enero de 2019

10 consejos para prevenir la Enfermedad de Crohn.

Aunque la Enfermedad de Crohn no tiene cura, cuidar la alimentación y evitar algunos hábitos nocivos puede ayudar al enfermo a controlar los brotes:
  • 1. Sigue fielmente el tratamiento establecido por tu médico.
  • No lo dejes aunque te sientas bien. Y si sospechas de que tienes una recaída, acude a la consulta en cuanto notes los primeros síntomas para ver a tu especialista y reiniciar el tratamiento si fuera necesario.
  • 2. Consulta el uso de ciertos fármacos.
  • Por ejemplo, siempre consulta con tu médico antes de tomar un medicamento para la diarrea, así como para el tratamiento contra las hemorroides.
  • 3. Ten cuidado con la toma de analgésicos.
  • Medicamentos como la indometacina, el ibuprofeno y el naproxeno pueden desencadenar una reactivación de la enfermedad en algunos pacientes. Por eso, si necesitas analgésicos, opta por tomar paracetamol.
  • 4. Lleva una dieta variada.
  • El aspecto nutricional es clave en esta dolencia. El objetivo de tu alimentación debe ser prevenir y corregir la desnutrición, así como no empeorar los síntomas digestivos (dolor abdominal, diarrea,…). Para ello, es importante seguir una dieta rica, pero equilibrada en proteínas, calcio y hierro.
  • 5. No le eches la culpa a un alimento.
  • Actualmente no hay pruebas científicas suficientes que apunten a que un alimento concreto desencadene, perpetúe o empeore el proceso inflamatorio de la Enfermedad de Crohn. Por tanto, debes evitar únicamente aquellos que aumenten o empeoren tus síntomas de forma repetida y sistemática.
  • 6. Sí a los lácteos y la fibra… en algunos casos.
  • La leche y los derivados lácteos son un gran aliado para prevenir la descalcificación de los huesos. Aunque la lactosa de estos productos puede provocar diarrea en algunos casos, por lo que es mejor que la leche sea sin lactosa. Además, puedes tomar fibra, a través de fruta, por ejemplo, excepto cuando aparezcan brotes, y ten en cuenta que el membrillo y el plátano estriñen y que las cerezas y las ciruelas son laxantes.
  • 7. Deja de fumar.
  • El riesgo de recaídas y de necesitar cirugía se duplica en fumadores comparado con los no fumadores. Además, el tabaco empeora la respuesta al tratamiento y dificulta mantener la remisión de los síntomas.
  • 8. Controla el estrés.
  • Tus problemas intestinales pueden empeorar si no logras manejar el estrés en circunstancias y momentos problemáticos. Aprender técnicas de relajación, meditación o practicar disciplinas como el yoga o el tai chi puede resultarte muy útil.
  • 9. Viaja preparado.
  • Tampoco renuncies a los viajes, pero informa a tu médico antes de partir. Él te aconsejará qué medicamentos debes llevar y qué precauciones tomar.
  • 10. Habla de tu problema.
  • Muchas personas con enfermedad de Crohn se sienten a veces muy desanimadas. Cuando te suceda, busca apoyo en tu familia o amigos. Las asociaciones de pacientes de pueden dar buena información y apoyo.
  • https://www.cinfasalud.com/areas-de-salud/sintomas-y-enfermedades/digestivo/enfermedad-de-crohn/

lunes, 24 de diciembre de 2018

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Niveles de fármacos biológicos en sangre para mejorar su tratamiento.

En los últimos años, se ha estudiado la relación entre los niveles de fármaco en sangre y el efecto antiinflamatorio sobre su enfermedad, por este motivo si se mide el fármaco en sangre se puede saber el resultados que va a tener su tratamiento. También se ha observado que con el paso del tiempo estos medicamentos pueden perder efecto en algunos pacientes debido al desarrollo de anticuerpos que actúan contra el fármaco e impiden que el fármaco haga su acción, estos anticuerpos también se pueden medir en sangre.
En los últimos años se han desarrollado técnicas de detección de algunos fármacos biológicos en sangre como Humira® (Adalimumab),  Enbrel® (Etanercept) e Infliximab. Estas determinaciones se han implantado ya en algunos hospitales de la Comunidad Valenciana.
Por ello, con el fin de mejorar los resultados de su tratamiento con Humira® (Adalimumab),  Enbrel® (Etanercept) e Infliximab si el médico lo considera necesario le puede solicitar la determinación de niveles plasmáticos de fármaco (cantidad de fármaco en sangre) y de anticuerpos anti-fármaco (anticuerpos que puede desarrollar el organismo frente al fármaco).
Esta analítica deberá realizarse el mismo día de la administración (antes de la inyección) de Humira® (Adalimumab),  Enbrel® (Etanercept) o Inflximab, todo ello coordinado entre el paciente y el farmacéutico del hospital o el médico.

martes, 4 de diciembre de 2018

Complicaciones enfermedad de Crohn.

La enfermedad de Crohn puede dar lugar a una o más de las siguientes complicaciones:
  • Obstrucción intestinal. La enfermedad de Crohn afecta el espesor de la pared intestinal. Con el tiempo, algunas partes del intestino se pueden cicatrizar y estrechar, lo que puede obstruir el paso del contenido digestivo. Es posible que necesites una cirugía para extirpar la parte afectada del intestino.
  • Úlceras. La inflamación crónica puede provocar llagas abiertas (úlceras) en cualquier parte del tubo digestivo, incluso en la boca, el ano y la zona genital (perineo).
  • Fístulas. A veces, las úlceras se pueden extender por toda la pared intestinal y generar una fístula, es decir, una conexión anormal entre diferentes partes del cuerpo. Pueden aparecer fístulas entre el intestino y la piel o entre el intestino y otro órgano. Las fístulas más frecuentes se presentan cerca o alrededor de la zona anal (perianal).
    Cuando las fístulas se forman en el abdomen, es posible que los alimentos no pasen por partes del intestino necesarias para su absorción. Pueden aparecer fístulas entre las asas intestinales, en el interior de la vejiga o la vagina, o en la piel, lo que puede provocar un drenaje continuo del contenido intestinal a la piel.
    En algunos casos, las fístulas se pueden infectar y formar abscesos, que pueden poner en riesgo la vida si no se tratan.
  • Fisura anal. Se trata de un desgarro pequeño en el tejido que recubre el ano o en la piel que lo rodea, en donde pueden ocurrir infecciones. Suele estar relacionado con movimientos intestinales dolorosos y puede dar lugar a una fístula perianal.
  • Desnutrición. La diarrea, el dolor abdominal y los cólicos pueden dificultar la alimentación o la capacidad del intestino de absorber suficientes nutrientes para mantenerte nutrido. También es frecuente presentar anemia debido a la deficiencia de hierro o vitamina B-12 que provoca la enfermedad.
  • Cáncer de colon. Cuando la enfermedad de Crohn afecta el colon, aumenta el riesgo de presentar cáncer de colon. Las pautas generales de análisis para la detección del cáncer de colon en personas sin enfermedad de Crohn recomiendan una colonoscopia cada 10 años a partir de los 50 años. Pregúntale al médico si tienes que realizarte este análisis antes o con mayor frecuencia.
  • Otros problemas de salud. La enfermedad de Crohn puede provocar problemas en otras partes del cuerpo. Algunos de estos problemas son la anemia, trastornos de la piel, osteoporosis, artritis y enfermedades hepáticas o de la vesícula.
  • Riesgos de los medicamentos. Algunos medicamentos para tratar la enfermedad de Crohn que bloquean las funciones del sistema inmunitario están relacionados con un pequeño riesgo de presentar ciertos tipos de cáncer, como linfoma y cáncer de piel. También aumentan el riesgo de infección.
    Los corticoesteroides se pueden asociar con el riesgo de tener osteoporosis, fracturas óseas, cataratas, glaucoma, diabetes y presión arterial alta, entre otras afecciones. Trabaja con el médico para determinar los riesgos y beneficios de los medicamentos.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Frases para reflexionar.

 Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar. 

Antonio Machado.